El síndrome del príncipe destronado

Cuando llega un individuo a casa, ¡todo cambia! Y sobre todo si viene un nuevo hermanito o hermanita. El hermano mayor, que hasta ese momento ha sido el rey de la casa, va a tener que aprender a convivir con el recién llegado, y lo más posible es… ¡¡que surjan los celos!! Estos celos pueden expresarse con rabietas, ignorancia hacia el otro hermano, cambios en su forma de actuar, de hablar…

Pero no hay de qué preocuparse,  ese proceso de celos será una fase de aceptación y de maduración del niño, él solo tendrá que aprender a compartir con su hermanito: tiempo, juguetes, espacio…

Los celos es la forma que tienen los niños de transmitir sus miedos: miedo a que ya no le den cariño, miedo a que sólo le presten atención a su hermano pequeño…

El papel de los padres es fundamental para que el niño sufra lo menos posible en este periodo de adaptación. Nunca se deberán hacer comparaciones, cada hijo es diferente y hay que aceptarlo, y por supuesto, en cuanto al hermano mayor, es muy importante que se le explique antes de que llegue el nuevo hermanito, todo lo que va a ocurrir, para que él asimile mejor el cambio y acepte contento al bebé.

Si tienes más de un hijo, seguramente podrás contarnos alguna anécdota que hayas vivido relacionada con el tema. ¿Qué consejos nos das?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>