El origen de las palmas de Domingo de Ramos

Imprimir

Según cuenta la historia, en el tiempo en que entraron los apóstoles a Jerusalén las palmas y ramos florecieron con gran abundancia y variedad de frutas ricas y sabrosas, propias de aquella época del año. Es por eso que en las palmas la gente colgaba naranjas, manzanas, peras y otras frutas, las cuales al principio eran naturales y más tarde pasaron a ser azucaradas.

Antiguamente no era habitual llevar adornos en la palma de Domingo de Ramos y como acto de devoción se introdujo la costumbre de colgar unos rosarios de tamaño generoso, cuanto más mejor.   Los niños fabricaban sus propios rosarios con piñones, uvas pasas, higos, castañas y otros frutos parecidos para poder llevarlos en su palma a bendecir.

Para bendecir la palma había costumbre de estrenar alguna pieza de ropa y la preferencia es que estuviera hecha en casa: unas medias, un vestido o una pieza de punto de aguja.  De ahí el refrán que dice así: Para Domingo de Ramos, quien no estrena no tiene manos.

2 Responses to El origen de las palmas de Domingo de Ramos

  1. Patricia dice:

    Es interesante a la vez que curioso que se sigan las tradiciones.

  2. Noemí dice:

    Yo solo quería que acabara pronto para comerme las chuches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>